Oracle blogsphere:Mis 8 Tags

Buenas.
He recibido un mensaje de Oracle Radio pasándome un “tag” de un juego que, según me cuenta, consiste en que el autor o autores de cada blog de oracle cuente 8 cosas de él mismo que no podrían saberse sólo por el blog. Luego debe pasar el testigo (Tag) a otros 8 blogs. Lo ha iniciado un blog llamado AppsLabs. Lamentablemente, mi blogosfera oraclera no es muy grande y creo que todos han recibido ya el testigo. Bueno, ahí van mis ocho cosas:

  1. No sé nada de fútbol ni de ningún deporte en general.
  2. Juego a rol desde que tenía 14 años y espero seguir jugando después de haberme jubilado.
  3. Todo el mundo dice que tengo las manos grandes.
  4. Puedo pasar horas mirando el cielo. Me encantan las estrellas.
  5. Me encanta jugar al San Andreas, sobre todo conducir como un loco y hacer explosiones en cadena en las autopistas.
  6. Uno de mis desayunos preferidos son leche con eko e hígado de conejo frito. Por desgracia la edad pasa factua y ahora ya no puedo tomarlo porque me da acidez.
  7. Odio los juegos de estrategia en tiempo real. Me gustan los de turnos.
  8. Me recreo con cada cosa que hago. Por eso necesito al menos una hora cada mañana antes de salir de mi casa. Desespero a todo el mundo. (Me he tirado una hora de reloj para escribir este post). Me desespero a mi mismo.

Lo siento, pero el único blog al que puedo pasarle el testigo es a Delfino en la Güeb. El resto que conozco ya han recibido el tag.

Anuncios

Mundo Oracle 2004

El martes pasado (28 de Octubre de 2004) estuve en Mundo Oracle 2004. Asistí al acto inaugural de Ken. Fue en inglés, pero se le entendió perfectamente. Estuvo contando lo del oracle grid computing. Principalmente orientado a sistemas basados en balaceadores y a la reasignación de recursos inteligente.

Sigue leyendo

Cuarenta días en el desierto

Cuando empecé a trabajar con Oracle lo hice en primera línea. Estuve desarrollando. Fueron meses gloriosos y duros a la vez. Además era mi primer trabajo y estaba recien salido de la facultad. Tenía la ilusión del principiante. Qué idealizado se ve todo cuando sales de la carrera. ¡Dios!, y qué leches te da la vida. Bueno, pues cuando ya tenía hecho el cuerpo a la realidad, cuando por fin cogí soltura con las herramientas, ¡Zas!, me pasaron a segunda línea, a mantenimiento. Aunque me fastidió bastante, me vino de perlas. En desarrollo uno conoce la parte técnica de su trabajo, pero en la lucha por cumplir los plazos, terminar los formularios, hacer las pruebas y la documentación, pierdes de vista lo más importante, al usuario. Bueno, pues el tiempo de mantenimiento me sirvió para poder meterme en la cabeza de los usuarios, esos pequeños cabroncillos que te hacen cambiar siete veces de sitio aquella columna del listado.
En este tiempo he estado picando código, traduciendo las frases de mis usuarios en tablas y listados. El sistema cambió en poco tiempo de forms a SAP. Estuve a punto de ser abducido y convertirme en un programador de ABAP. Sin embargo, no hace ni un mes que San Oracle me reclamó… en primera línea además. En esta ocasión en calidad de analista-programador. Sin embargo, desde que arribé a mi nuevo destino, no he programado ni una sola línea de código. Me paso el día entero escribiendo documentos con el word. Se me hace raro y lo echo de menos, snif. Me lo tomaré como los cuarenta días en el desierto sin picar código.